DONA
AQUÍ

En 2019 se conformaron los primeros Centros Demostrativos en educación inicial creados por la alianza Primero lo Primero. Gracias al trabajo conjunto entre United Way Colombia, Comfama y Buen Comienzo de la Alcaldía de Medellín, se ha conseguido que el Jardín Infantil Buen comienzo Lusitania sea uno de los seis centros del país.

Desde entonces, se han desarrollado rutas, prácticas y estrategias que han permitido fortalecer el JIBC Lusitania como un Centro Demostrativo que además participa de la Red de Innovación y calidad en primera infancia. Siendo un escenario de educación inicial que inspira y genera reflexión en torno a las implicaciones de la calidad, la innovación y la investigación en la promoción del desarrollo integral de los niños y niñas.

Actualmente beneficiamos a 370 niños y niñas, 355 familias y 39 agentes educativas.

¿Cómo lo hemos logrado?

1. Agentes educativas como protagonistas del cambio: las agentes educativas son quienes desde su labor diaria pueden fortalecer o transformar las estrategias pedagógicas que implementan. Es por ello que en el JIBC Lusitania hemos buscado que las agentes educativas fortalezcan sus prácticas diarias a través de la co-creación, en la cual juntas aprenden de sus experiencias y logran resolver los distintos retos para atender a las necesidades de los niños.

2. Ambientes favorables: en el Centro Demostrativo se han creado ambientes adecuados para estimular el aprendizaje y desarrollo de los niños. Transcendiendo el espacio físico de su sala de desarrollo y logrando que los niños vivan experiencias diversas con los colores, texturas y distintos materiales favorables para su desarrollo en la primera etapa de vida.

Del mismo modo fue creado un espacio ideado por las agentes educativas, en el cual puedan diseñar experiencias, construir prototipos, reforzar mecanismos de comunicación con sus compañeras y conectarse consigo mismas a través de actividades y experiencias inspiradoras. Desde el Centro consideramos que el bienestar de las agentes educativas es esencial porque si ellas están bien brindarán, por ende, ambientes e interacciones más sanas a los niños y las niñas, garantizando una atención integral de calidad.

3. Vinculación de las familias, redes y comunidad: la corresponsabilidad es esencial para la educación de los niños. Es por ello que en JIBC Lusitania hemos desarrollado distintas estrategias para acercar más a las familias al proceso de aprendizaje de los niños.

Por ello, decidimos que, al entrar al jardín para dejar a los niños en las mañanas, las familias o cuidadores deberían realizar unos retos desde la puerta de entrada hasta las salas. Dichos retos corresponden a actividades que realizan las agentes educativas a diario con sus hijos. De este modo ellos podían apropiarse del papel fundamental que cumplen en el aprendizaje y desarrollo de los niños y niñas.

El COVID-19 llegó para retarnos ¿Cómo las agentes educativas han encontrado oportunidades y no problemas en esta coyuntura?

· La casa como laboratorio: las agentes educativas han aprendido a vincular a las familias a los procesos de desarrollo de los niños y las niñas, en la virtualidad. Logrando que conviertan las casas en espacios de aprendizaje.

· La atención como corresponsabilidad: esta contingencia ha evidenciado la necesidad de que exista conciencia de la corresponsabilidad, todos los actores de la vida del niño son

importantes para su desarrollo y debe existir una articulación entre estos para lograr que los niños continúen aprendiendo.

· El confinamiento como oportunidad: las agentes educativas entendieron que esta contingencia podía ser una oportunidad de aprender nuevas herramientas, repensar su qué hacer y propiciar experiencias educativas desde la virtualidad.

En United Way Colombia nos sentimos orgullosos de brindar a los niños una atención integral de calidad en su primera etapa de vida y de acompañar a las agentes educativas a hacer esto posible. Hoy más que nunca #LaTareaEsDeTodos